25 de Enero: Día de la Mujer Hondureña


“La mujer es el verdadero principio de continuidad de un pueblo, el arca de sus más preciadas y más profundas tradiciones”  
Miguel de Unamuno

Ser mujer abarca una infinidad de significados. Históricamente, las mujeres han tenido que luchar contra  la desigualdad y aun así, cada día gana más terreno en diversos campos, en los que antes, para una mujer, era muy difícil poder participar. Otro aspecto negativo era la limitada participación, especialmente en cargos de elección popular; Mujeres como  Elvia Carrillo Puerto de Mexico, Susan Brownel de Estados Unidos, Paulina Luisi de Uruguay, Matilde Hidalgo de Ecuador, entre otras, fueron las primeras en pelear y exigir por el derecho de participacion, y especificamente por el derecho a votar en una eleccion politica para las mujeres.

Esta revolución de lucha por el derecho a la participación política de las mujeres, se hizo efectivo en Honduras,  el 25 de Enero del  año de 1955, en el gobierno de Julio Lozano Diaz, cuando se emitió el decreto No 29, en el que fueron reconocidos los derechos y   participación en la actividad política del país logrando así ir más allá del espacio doméstico a un campo público y electoral.

 La primera ocasión en que participó la mujer en elecciones nacionales fue en el período de 1957 a 1963 cuando resultó electo Ramón Villeda Morales. Dentro de las limitaciones que se establecieron en ese momento estaban por ejemplo, que solo las mujeres que podían leer tenían el derecho a votar pese a que la mayoría de ellas eran analfabetas en ese tiempo.

Sin embargo al pasar de los años, la promoción de la participación de la mujer, y de la lucha de igualdad de genero, no ha quedado pasiva, sino que se  sigue peleando para que la mujer tenga el lugar que le corresponde.

La Asociación Cristiana de Jóvenes de Honduras, se ha proyectado en este tema, orientando sus esfuerzos, al empoderamiento y motivación de las capacidades de liderazgo de la Juventud; nos esmeramos en brindarle a la Mujer Joven un papel más protagónico en la sociedad, para que ésta adopte nuevos roles, nuevas capacidades y se desenvuelva con éxito en el mundo público, social, laboral y en las demás facetas de la vida que les implica ser Mujeres.